top of page

Lucio Zerimar: Un paisaje sonora a través de la naturaleza, el jazz y el lo fi con "Cada Hoja".

Hoy, nos adentramos en el universo sonoro del talentoso músico y productor Lucio Zerimar, originario de Costa Rica. En su último álbum, encontramos cuatro joyas que nos invitan a sumergirnos en paisajes sonoros únicos y cautivadores. Prepárense para un viaje musical lleno de matices.

Comenzando con "Big Data", una colaboración que cuenta con la participación de Mauro Ramírez, somos inmediatamente arrojados a una mezcla hip hopera, con una estética lo-fi impregnada de influencias del nu jazz. Los ritmos envolventes y las capas de sonidos cuidadosamente seleccionadas se entrelazan en un equilibrio exquisito.


La lírica de la canción nos confronta con el poder y la intrusión de la tecnología en nuestra sociedad, planteando preguntas incómodas sobre nuestra relación con el mundo digital. Esta canción nos invita a reflexionar, despertando nuestra conciencia y conectándonos con el presente caótico en el que vivimos.



"Cada Hoja", título que también da nombre a su último álbum, nos sumerge en una atmósfera introspectiva y melancólica. La sutileza y la sensibilidad de la guitarra se entrelazan con texturas electrónicas, creando un telón de fondo sonoro único. Las letras evocadoras nos transportan a un universo de introspección y autodescubrimiento.


Cada hoja es una metáfora de las capas que componen nuestra existencia, donde cada canción se convierte en una pincelada de nuestro viaje personal. Con cada escucha, la canción se convierte en un espejo que nos permite explorar nuestras emociones más profundas.

En "Nave del Alba", Zerimar nos deleita con una hermosa fusión de elementos naturales y ritmos folklóricos. Los arpegios de guitarra con el sonido de la naturaleza se entrelaza con texturas atmosféricas, creando una experiencia sonora que nos transporta a un bosque tropical encantado.


Los ritmos cadenciosos y las melodías nostálgicas nos sumergen en una especie de danza ancestral, donde pasado y presente se encuentran en perfecta armonía. Esta canción es un recordatorio de la importancia de conectarnos con la naturaleza y reconocer nuestra conexión intrínseca con el mundo que nos rodea.



Finalmente, "Morning Shagg (El Mañanero)" nos envuelve con su encanto lo-fi y sus matices naturales. La guitarra se convierte en el protagonista indiscutible, guiándonos a través de paisajes sonoros íntimos y delicados. Las muestras de la naturaleza se entremezclan con la musicalidad, creando una experiencia sensorial que nos hace sentir como si estuviéramos disfrutando del amanecer en lo más profundo de un bosque. Esta canción nos invita a despertar con calma y a saborear cada momento, valorando la belleza efímera que nos ofrece la naturaleza.


En resumen, Lucio Zerimar ha creado un álbum que trasciende las barreras de los géneros musicales, llevándonos en un viaje de introspección, conexión con la naturaleza y reflexión sobre nuestra era digital. Sus habilidades como músico y productor son evidentes en cada canción, donde los arreglos ingeniosos y la atención al detalle se convierten en su firma sonora.


A través de su música, Zerimar logra transmitir emociones y provocar preguntas que nos acompañan mucho después de que las canciones terminen. Puedes escuchar su álbum "Cada Hoja" en Spotify desde aqui:


bottom of page