top of page

Nostalgia y Euforia: La Dicotomía de Sam Setton

"8 Years New Tears" y "TLV" tejen un tapiz de emociones y recuerdos.


Sam Setton abre su corazón en "8 Years New Tears", una pieza donde las heridas del pasado encuentran su eco en las notas presentes. La producción, limpia y emotiva, se apoya en una instrumentación que sabe cuándo dejar espacio al silencio y cuándo llenarlo con acordes que parecen lágrimas cayendo al ritmo de un latido constante. La voz de Setton, cargada de vulnerabilidad, te envuelve en un manto de nostalgia, recordándote esos momentos de dolor que a veces parecen estar a la vuelta de la esquina, a pesar de los años transcurridos.


Este tema es una montaña rusa emocional que sube y baja con cada verso, llevando al oyente por un viaje introspectivo. No se trata solo de la tristeza, sino de la resiliencia, de cómo los años pueden traer nuevas lágrimas, pero también nuevas fuerzas. La producción, con su uso sutil de sintetizadores y percusiones minimalistas, crea un ambiente íntimo, casi como una confesión susurrada al oído.



En "TLV", Sam Setton cambia el escenario, llevándonos de la introspección melancólica a una atmósfera vibrante y cálida, casi como una postal sonora de Tel Aviv. La canción mezcla ritmos electrónicos con elementos pop, creando una mezcla perfecta para una noche de verano en la ciudad. Setton nos invita a caminar por las calles de TLV, sintiendo la brisa del mar y el pulso de una ciudad que nunca duerme.


La producción aquí es más rica y dinámica, con una línea de bajo contagiosa y beats que te hacen mover los pies sin darte cuenta. La voz de Setton se desliza suavemente sobre la instrumental, tejiendo una historia de amor y descubrimiento. Es una celebración de la vida, de los lugares y las personas que nos transforman. "TLV" no solo te hace querer visitar Tel Aviv, sino que te hace sentir como si ya estuvieras allí, viviendo cada momento con intensidad.



Comments


bottom of page