top of page

Un Caribe Vibrante en el Corazón de Madrid: El Caribefunk en Sala Nazca

En una noche mágica, bajo el resplandor de la luna madrileña, Sala Nazca se convirtió en el epicentro de una explosión de energía musical que nos dejó con ganas de más.

El escenario estaba preparado, las luces parpadeantes parecían estrellas fugaces y la audiencia estaba ansiosa por embarcarse en un viaje y paisaje sonoro hacia lo desconocido. El capitán de esta travesía fue, sin duda, El Caribefunk, la banda colombiana que nos llevó a explorar un universo sonoro inexplorado. El viaje comenzó con "Mi Burro" una canción que se siente como una brisa cálida acariciando la piel, llevándote lejos de la rutina diaria. Las percusiones hipnóticas y las voz celestiales de Funkcho y Andrés Mordecai (quien celebraba otro año más de vida), nos atraparon en un remolino de emociones, creando un ambiente relajado y alegre que nos hizo olvidar todos nuestros problemas.



Noche tras noche, la música se convierte en nuestra amiga más leal. "MUSICA" es la banda sonora perfecta para la relación que todos tenemos con esta amiga fiel. La melodía cautivadora y la lírica conmovedora de esta canción llegaron directo al corazón de todos en Sala Nazca. Nos hizo reflexionar sobre el poder curativo de la música y cómo puede ser el bálsamo para nuestras almas inquietas.


Cada día se aprende algo, y esta noche Madrid supo lo que es estar "MAMANDO CABLE", lo cual significa "estar pasando hambre" como lo explica Mordecai. Nos golpeó con una ráfaga de energía como un rayo en una noche de tormenta. Los acordes vibrantes y los ritmos frenéticos nos recordaron que la vida es un flujo constante de emociones y que a veces necesitamos "mamar el cable" para sobrevivir. El público no pudo resistir la tentación de unirse a esta locura musical.



En medio de luces parpadeantes y una audiencia entregada, El Caribefunk nos recordó que la riqueza no se mide en billetes, sino en experiencias auténticas y conexiones reales. "NO MILLONARIO" fue un recordatorio refrescante de que la verdadera riqueza se encuentra en el amor, la amistad y la música que nos hace sentir vivos.


"JUANITA" su clásico esperado de toda la noche nos hizo sentir la pasión y la intensidad de la vida. Con sus letras apasionadas, el agua de yemayá y sus melodías, nos transportó a un estado de éxtasis musical. Las guitarras lloraron, las voces suplicaron y el público se dejó llevar por la vorágine de emociones que inundó la sala.


La noche llegó a su punto culminante con la canción homónima, "CARIBEFUNK". El público y la banda se fusionaron en un éxtasis colectivo, creando una sinergia que solo se puede experimentar en un concierto en vivo. La percusión enloquecida y explosiva, los coros llenos de vida nos recordaron por qué amamos la música en primer lugar.


El Caribefunk nos brindó un espectáculo inolvidable en Sala Nazca, Madrid, y nos dejó con un deseo insaciable de explorar más de su universo musical. Esta banda no solo trae el Caribe a España, sino que también nos regala una experiencia única que combina la autenticidad, la pasión y la diversión en una mezcla explosiva. Si tienes la oportunidad de ver a El Caribefunk en concierto, no dudes en sumergirte en su maravilloso mundo musical.


Comments


bottom of page